Instrucciones para fundir Opalina n°300

Opalina n° 300 es un color de desarrollo muy parecido a Rubí Dorado n° 221, excepto que en lugar de desarrollar aglomeraciones metálicas doradas cuando se trata en caliente a un cierto intervalo de temperatura, las partículas originadas son gotitas de fosfato de plomo. A medida que aumentan en tamaño y en número, interfieren en la transparencia. El resultado son grados de una semitranslucidez blanca o una opacidad densa.

Nosotros proveemos el material crudo en estado transparente cuando la opacidad potencial se encuentra latente. Se le añade una cantidad muy pequeña de óxido de neodumio para que podamos diferenciarlo de Transparente n° 210. Para desarrollar grados de opacidad requiere tratamiento con calor durante un cierto período y temperatura.

Deje el vidrio en el interior del molde a la temperatura habitual como el resto de la gama de vidrios para fundir, es decir, a 800-850oC (1470-1580oF). Reduzca a continuación la temperatura a 620-650oC (1150-1200oF). Mantenga dicha temperatura al menos durante 15-30 minutos. Resulta difícil dar una indicación exacta de los tiempos de mantenimiento y las temperaturas debido a los parámetros específicos del obrador, la posición termopar, la precisión termopar y el grosor del molde. Es una buena idea probar con una escala pequeña para empezar —idealmente, con muestras que pueden ser retiradas del obrador a temperaturas que permitan el desarrollo y poder ser examinadas visualmente. Los efectos de opalina pueden variar desde la traslucidez (más parecido al Lalique) hasta un blanco ópalo denso, dependiendo del tiempo y la temperatura. Se producirán diferentes tiempos de respuesta, según haya empleado usted piezas o fritado.

Se llegará a un límite en el que el fenómeno opalina podrá conseguirse rebajando el vidrio con otros colores. Cuando lo mezcle en un contenedor, utilice no más de 3 partes de Opalina con una de cualquier otro color.

Newsletter

Movie